Todos somos polvo

Todos somos polvo

¿Y quién de vosotros, por ansioso que esté, puede añadir una hora al curso de su vida? Mateo 6:27

Sha Jahan, emperador de la india en el siglo XVII, considerado el hombre más rico y poderoso del mundo, gobernando una nación de más de 100.000.000 de personas, se enamoró perdidamente de Arjumand, una hermosa mujer que conquistó su corazón, se casaron y cuando ella estaba por dar a luz su 13° hijo, se complicó el parto, le fue avisado y el apenas alcanzó a llegar para tomar su mano en su último suspiro.

Devastado por su muerte se encerró por meses dejando de lado su nación y campañas, el hombre más rico y poderoso del mundo era ahora un ser indefenso y miserable como el último de sus subditos, no dudo que daría toda su riqueza por la vida de su amada, pero nada pudo hacer para revertir la situación. Luego mandó a construir el Taj Mahal a memoria de su amada, 20 años duró la construcción y tuvo un costo  de U$ 60.000.000 de dólares incluso se cambió el curso del río para que se reflejara en sus aguas. 

Hermosa historia de amor, pero su lado trágico es pensar que este hombre considerado el más poderoso y rico del mundo,  podía tenerlo todo, menos lo que más deseaba,..... la vida , podía decidir entre la vida y la muerte de muchos, pero no pudo detener la muerte de su esposa.

Es muy cierto lo que dice Jesús, por mucha decisión, dinero o lo que el hombre posea, ante la muerte u otras situaciones en la vida, se convierte un un ser humano tan débil como todos los demás. Al fin y al cabo eso somos, como dice la biblia, todos somos polvo.  Una clave para tener una vida equilibrada es saber qué realmente somos, seres humanos frágiles,que no sabemos que será de nosotros mañana, especulamos y soñamos sin saber si mañana estaremos vivos o no. Esto no es para deprimirse ni convertirnos en paranoicos o inseguros, más bien ser equilibrados, La biblia dice que "no debemos tener más alto concepto de si, que el que se debe tener", eso nos ayuda a reflexionar sobre las cosas que realmente son importante, no solo lo material, también lo espiritual, la familia, la salud, etc. cosas que cuando se pierden, desearíamos volver atrás y remediar, pero es imposible. 

Jesús también dijo "¿de qué le sirve al hombre ganar todo el mundo y perder su alma? Marcos 8:36.  Nadie es dueño de la vida, del tiempo ni del mañana. Te invito a dar dar un tiempo cada día a aquel que si es dueño de la salud, la vida y el mañana, este es Dios, el único que puede tomar esta decisión,  no esperes a llegar a una situación tan crítica como la de este emperador, para reconocer que no puedes controlarlo todo y que estas lejos de aquel que si puede hacerlo, este es Dios..

Bendiciones.