No pierdas la Fe

No pierdas la Fe

En ti, oh Jehová, he confiado; no sea yo confundido jamás;

    Líbrame en tu justicia.

2 Inclina a mí tu oído, líbrame pronto;

Sé tú mi roca fuerte, y fortaleza para salvarme.

3 Porque tú eres mi roca y mi castillo;

Por tu nombre me guiarás y me encaminarás.

4 Sácame de la red que han escondido para mí,

Pues tú eres mi refugio.

Ten misericordia de mí, oh Jehová, porque estoy en angustia;

Se han consumido de tristeza mis ojos, mi alma también y mi cuerpo.

10 Porque mi vida se va gastando de dolor, y mis años de suspirar;

Se agotan mis fuerzas a causa de mi iniquidad, y mis huesos se han consumido.

11 De todos mis enemigos soy objeto de oprobio,

Y de mis vecinos mucho más, y el horror de mis conocidos;

Los que me ven fuera huyen de mí.

12 He sido olvidado de su corazón como un muerto;

He venido a ser como un vaso quebrado.

 

13 Porque oigo la calumnia de muchos;

El miedo me asalta por todas partes,

Mientras consultan juntos contra mí

E idean quitarme la vida.

14 Mas yo en ti confío, oh Jehová;

Digo: Tú eres mi Dios.

22 

Decía yo en mi premura: Cortado soy de delante de tus ojos;

Pero tú oíste la voz de mis ruegos cuando a ti clamaba

Salmo 31

 

Este es un fragmento de  la oración de un creyente en tiempos de hondo pesar, escrito por David, según algunos eruditos cuando era perseguido por el rey Saúl en el decierto de Maón. El rey Saúl era suegro de David, y llegó a ser un líder tan destacado, que la envidia de Saúl fue su condena. Saúl le persiguió para matarle, sabiendo que Dios bendecía a David, pero su odio y celos de poder eran más fuertes, estaba enceguecido por la envidia. David dice en el salmo, que ha llegado a ser el horror de sus conocidos y vecinos, huyen de él, pues quien era amigo de David, era enemigo del rey. Cuál fue el pecado  de David?, ser el ungido de Dios, ser bendecido por Dios, hacer la voluntad de Dios. 

En una de las bienaventuranzas dichas por Jesús dice: "bienaventurados los que padecen persecución por cauda de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos" Mateo 5:10. 

Hay muchas cosas que son demasiado injustas, lo vemos a diario, muchos que leen esto quizá hoy lo padecen. ¿ Te ha ocurrido que haces el bien y recibes el mal?, creo que en más de una vez, es como un puñal en la espalda. David hizo todo creyendo que era lo correcto, pero recibe odio y persecución.  De quienes eran sus compañeros, ahora dice el salmo "He sido olvidado de su corazón como un muerto; He venido a ser como un vaso quebrado".  David dice que tiene miedo, que percibe como todos buscan como acabar con él. Pero una cosa le mantiene en pie y la declara en el verso 14 " Mas yo en ti confío, oh Jehová; Digo: Tú eres mi Dios."  El hombre y mujer  que no tiene fe, que ha perdido su confianza en Dios, ¡qué más le queda?, a David su propia familia le abandonó, pero pudo en su miedo y soledad, expresar este salmo, "me odian, me quieren matar, estoy solo y temeroso, Mas en Ti he confiado". Esa es la clave, no perder la fe, anímate esta semana, no todo es tan negro y si crees que todo esta perdido, creo que este salmo es para ti, confía como David en Dios, basta con una oración en donde pongas tu fe en él. No es cosa de religión ni teología o doctrina, es fe en quien puede sacarte de la soledad y el temor, es quien realmente te ama, es Dios tu oportunidad de salir adelante.

David  obtuvo la recompensa de su fe, llegó a ser el rey de Israel, llegó a ser ta importante que Dios dijo que de su descendencia vendría el Salvador, a Jesús le decían Hijo de David. El obtuvo la victoria de su fe, Dios le respondió, pero debió pasar por un proceso en su vida en donde su fe fue probada, en otro salmo él dice "aunque mi padre y mi madre me dejaran, con todo Jehová me recogerá". (Salmo 27)

No pierdas la fe, aférrate del único que no te dejará solo....